Lugares y Palabras. Navia: Río y Literatura

Uncategorized

Folleto editado sobre un itinerario literario, organizado a través de la Biblioteca Pública «Carlos Peláez» de Navia, coordinado por la bibliotecaria Carmen Luisa Martinez Suárez, en conmemoración del día de Libro del 23 de abril de 2010.

ITINERARIO

ÍNDICE

navia 1.- Julio Llamazares. Carmen Fernández Ochoa.
navia 2.- Camilo José Cela. Miguel Delibes.
navia 3.- César Fernández-Calzada. George Borrow.
navia 4.- Ramón de Campoamor.
navia 5.- Alejandro Sela.
navia 6.- Xuan Bello

De la fiesta de Villaoril

Eco de Luarca

Publicado en: Eco de Luarca, 6-10-1957

El 28 de septiembre último, como todos los años, se celebró la fiesta de Villaoril.

Nuestra Señora de Villaoril tiene muchos devotos en Asturias y fuera de ella. De Galicia, sobre todo, vienen muchos romeros. Y hasta tal punto que mucha gente llama a esta fiesta, «de las gallegas».

Es, de todas las fiestas del occidente asturiano, la que a través del tiempo, conserva sus esencias inalterables. Los modismos, las novedades, son muy pocos los que la penetran.

El escenario donde se celebra es el de siempre, claro. El campo amplio, sigue con sus seculares robles y con los de siempre renovados maizales en torno. Más allá, muchos pinos. Y, por el fondo, en la lejanía las brañas de Busmargalí y el Vidural. Este año todo este paisaje estaba esplendente, radiante. Un sol otoñal, ininterrumpido, lo iluminaba todo.

En la mañana se celebró la misa en la capilla. Es una misa intensa, rebosante de fervor y de unción católicas. Como los romeros son muchos, no caben en el templo. Dentro y fuera, en grupos, se rezan muchos rosarios. Y las personas que tienen especial gratitud a la Santa, concurren al mismo con sus deudos y llevando los ex-votos que sean del caso. La procesión que va a la Fuente Santa redobla el fervor, si cabe. Los penitentes, los verdaderos romeros, la siguen descalzos, de rodillas o en otra forma que acredita su honda fe. El silencio, el recogimiento de la procesión, solo se ven interrumpidos de una manera muy efectiva por el estampido de enormes cohetes. Ellos suben rectos como rayos, y dejan en las alturas una nube de frondosos humos azules.

Acabado lo religioso, se inicia lo profano. Suenan músicas aquí y acullá. Un gaitero, no se sabe de dónde, a dos carrillos, sopla su gaita en un rincón. Otro estira y encoge, por otro lado, su melodioso acordeón.

Hay muchos bailes a un tiempo, hay, que se puede decir, bailoteo federal. Poco a poco la gente se va a los prados de las cercanías, en grupos.

Y se hace la comida. El pollo asado, el jamón cocido, la tortilla, el bistec empanado… Todo «vuela».

Poco a poco van llegando las gentes rezagadas, los de los alrededores. Los de confianza. El campo se espesa. Hay, por él tendidos en el suelo, mil puestos de baratijas y juguetes. Y los de avellanas con sacos y cestas rebosantes de este rico fruto asturiano. Los músicos, muy coloradotes, ya comidos y bebidos, se apuran en su labor. Se baila en general. Las parejas de novios además de bailar se aman… Es lo corriente.

En las encrucijadas y en los caminos que van al campo se ven en profusión pobres que piden. Lo de siempre. Pero no son pobres vulgares, no. Son pobres lisiados, gentes incompletas. Uno exhibe una llaga, otro, una úlcera descubierta, a aquel le falta un brazo, el de más allá está en un lecho movible y no tiene pierna alguna.

La alegría y el dolor, pues, van de romería a Villaoril ¡Es la vida!

Al anochecer se disgrega el gentío, aquello se disuelve. Los niños, soñolientos y cansados, van de la mano de sus padres. Van sin embargo, contentos.

Llevan collares de castañas. y tocan las cornetas que les fueron compradas… por haber sido buenos.

Parecen los heraldos que anuncian la fiesta del año que viene.

Sela

De Álvaro Delgado a Alejandro Sela

Uncategorized

Diferentes Publicaciones propias o participadas por Álvaro Delgado y Retratos realizados por el pintor, relacionados directamente con la figura y obra de Alejandro Sela.

PUBLICACIONES.-

Escritas.-

19630818Región/ Álvaro DelgadoAlejandro Sela visto por Álvaro Delgado
19931130
Agradecimiento de Álvaro Delgado/ La Nueva España, 9-12-1993Centro Asturiano de Madrid

Ilustraciones.-

19590927Eco de Luarca EL MONSTRUO DEL MEIRO
19600814Eco de Luarca EL MONSTRUO DEL MEIRO DIO A LUZ
19610820Eco de LuarcaDE MADRID HA VENIDO

Libros y folletos.-

Fresno de las Aceñas.
Folleto divulgativo. Publicado en Navia. 1955
Autor: Alejandro Sela
Ilustración: Álvaro Delgado

De vuelta del Eo.
Imprenta Boada Luarca.
Publicado en Vilavedelle. 1960.
Autor: Alejandro Sela
Ilustraciones: Álvaro Delgado
Catálogo de la Exposición de Pintura de Alejandro Sela.
Del 14 al 28 de agosto de 1963.
Casa de la Cultura de Vegadeo.
Presentación: Álvaro Delgado.

RETRATOS

De Alejandro Sela a Álvaro Delgado

Uncategorized

Publicaciones de Alejandro Sela en relación con la figura y la obra de Álvaro Delgado.

FECHAMEDIOARTÍCULO
19551007La Nueva España EN NAVIA MONTÓ SU ESTUDIO ÁLVARO DELGADO
19551009Eco de Luarca ENTREVISTA A ÁLVARO DELGADO
19560907El Faro de TapiaTAPIA PINTADA POR ÁLVARO DELGADO
19561014Eco de Luarca ÁLVARO DELGADO Y YO, EN LUARCA
19570000Hacia la ría del Eo LA PINTURA DE ÁLVARO DELGADO
19570512Eco de Luarca ÁLVARO DELGADO EN OVIEDO
19570616Eco de Luarca DE RE ARTÍSTICA
19571027Eco de Luarca UN VERANEANTE SINGULAR
19571200El Progreso de Asturias UN VERANEANTE EN NAVIA
19580928Eco de LuarcaÁLVARO DELGADO
19591003Las Riberas del Eo EL CRISTO DE DELGADO
19591101Eco de Luarca EL CRISTO DE DELGADO
19600228Eco de Luarca ÁLVARO DELGADO TRIUNFA EN LIDES
19600605Eco de LuarcaÁLVARO DELGADO TRIUNFA OTRA VEZ

ÁLVARO DELGADO. GESTO Y COLOR

Uncategorized

ÁLVARO DELGADO. GESTO Y COLOR. Monserrat Acebes. Editorial Nerea S. A., Fundación BBVA. 2004. ISBM: 84-86763-88-6.

TRAYECTORIA HUMANA Y ARTÍSTICA. Encuentro con el Occidente Asturiano: Navia, 1954 – 1964.

Pag. 80

…/…

Otro gran amigo fue el juez de Navia, Alejandro Sela, hombre inteligente y culto, cronista de aquella zona, que dio a conocer la obra de Álvaro Delgado. De él aprendió mucho, fue al primero que le oyó contar la leyenda de los amores de la Searila, que, recogidos en un romance, oía cantar siendo niño en las orillas del Eo…

…/…

ANÁLISIS DE LA OBRA. Crónica del Navia.

Pág. 189.

…/… En los motivos referentes a Navia adquiere un valor especial El fresno de las Aceñas por lo que significaba para su amigo Alejandro Sela, que dos años después le dedica un artículo en la revista LAR (651)…/…

Pág. 193.

…/… Y en las Aceñas el verde esbelto y duro del junco encharcado cuando sube la marea y sorprendido ante el perfil verde-negro del fresno de Sela

Pág. 270.

…/… Entre ellos no podía faltar la figura del cojo, tan socorrida en la pintura religiosa de la Edad Media. Álvaro Delgado ya la había utilizado para ilustrar los cuentos de su amigo Alejandro Sela (790) y posteriormente en El cojo de la Braña...

…/…

NOTAS.

398.- El autor del texto es Rafael Morales. Ejemplar en la Biblioteca Nacional. R. 47790. También ilustra De vuelta del Eo escrito por su amigo Alejandro Sela.

651.- Alejandro Sela. «Salutación a un fresno«, LAR, Agosto de 1955.

656.- Alejandro Sela. «Tapia pintada por Álvaro Delgado«, El Eco de Luarca, 7 de septiembre de 1956.

790.- Alejandro Sela. «De vuelta del Eo. Ensayos breves de amor y otras cosas«. Imprenta Boada, Luarca, 1960. Ilustraciones de Álvaro Delgado.

881.- En 1960 se le encargó un cuadro de Cristo muerto para presidir el comedor del Instituto Manuel Suárez de Navia, y realiza otro para su amigo Alejandro Sela. Todos ellos de características similares.

BIBLIOGRAFÍA. Publicaciones periódicas.

SELA A.
– «Salutación a un fresno«, LAR, agosto de 1955 (1).
– «(En Navia montó su estudio) Álvaro Delgado«, La Nueva España», 7 de octubre de 1955 (2).
– «(Entrevista a) Álvaro Delgado«, Eco de Luarca, 9 de octubre de 1955 (3).
– «Álvaro Delgado (y yo en Luarca)«, Eco de Luarca, 14 de octubre de 1956 (1).
– «Álvaro Delgado», Eco de Luarca, 7 de noviembre de 1956 (2). (¿?)
– «(Un veraneante en Navia. El pintor) Álvaro Delgado«, El Progreso de Asturias, noviembre de 1957 (1).
– «De re artística«, Eco de Luarca, 16 de junio de 1957 (2).
– «Un veraneante singular. Álvaro Delgado«, Eco de Luarca, 27 de octubre de 1957 (3).
– «Álvaro Delgado», Eco de Luarca, 10 de noviembre de 1958. (¿?)
– «El Cristo de Delgado«, Eco de Luarca, 1 de noviembre de 1959.