DYONISOS. Julio/Septiembre-1971. 11-7-1971. Sobre el libro «Vino, amor y literatura»

Uncategorized

DYONISOS. Julio/Septiembre-1971. 11-7-1971. Publicaciones recibidas

Por C. Verdú

VINO, AMOR Y LITERATURA, libro de Alejandro Sela.

No cabe la menor duda de que el Sr. Sela es un gran conocedor, casi diría enamorado, de uno de los productos que constituyen o forman parte integrante de la economía española: el Vino. Y se las sabe todas, puesto que con su humor sano, alegre y vivaz, burla burlando va desgranando todo su manantial de conocimientos sobre este líquido “sangre de la tierra” que muchos que se precian de entendidos ya quisieran para sí. En sus constantes viajes en pos de rutas del vino, va describiendo la geografía patria con una precisión tan acertada que el lector acaba por conocer toda una retahíla de pueblos y comarcas famosos por sus caldos, todo descrito al mismo tiempo con una salpicadura propia que le caracteriza a lo largo de toda la obra.

El Sr. Sela nos habla del amor. En cada población famosa por sus vinos se fija también, ¿cómo no?, con la hermosura de sus mujeres a las que dedica lisonjas y requiebros como si quisiera complementar los elogios y las cualidades intrínsecas que descubre en el vino y que por desdicha no puede aplicar directamente a este valioso líquido.

Y por último, don Alejandro nos descubre una literatura existente, clásica sobre el vino en Quevedo, la Celestina, Estebanillo González, Cervantes, Luis Vives… y una literatura propia. En la primera el autor se recrea citando párrafos impregnados de poesía, como si quisiera convencer al lector que la literatura española se ha fijado en todos los tiempos en el vino como musa de inspiración de muchas obras y con un tema inagotable de relatos amenos. En la literatura propia del autor, dejemos que él mismo se defina: “Me propongo escribir con un lenguaje ‘de paseo’. El que resuelva o se decida leer este libro, verá que mi intención es llamar al pan, pan. Y al vino, vino”. Creemos sinceramente que los objetivos se cumplieron y ésta debe ser la mejor satisfacción de un escritor que sabe lo que busca y a dónde va.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.