LAS RIBERAS DEL EO. 27-5-1961. Sobre el libro «De vuelta del Eo»

Uncategorized

LAS RIBERAS DEL EO. 27-5-1961. Un escritor del Eo. Alejandro Sela

Por Eustaquio Lago. Vegadeo, mayo de 1961

Entre la abundante cosecha de escritores del Eo, no es éste el menos interesante, especialmente por la amorosa y continuada labor que viene realizando en pro de las bellezas de esta encantadora comarca, que él sabe percibir admirablemente a través de sus gruesas gafas y transmitírnoslas después en sugestivas páginas.

Todos sabemos que Sela ha nacido muy próximo a esta ría, sobre una breve llanura que bordea, en suave curva, las sosegadas aguas del Eo. De este, paisaje sereno y dulce se halla impregnada su alma que aflora, generalmente, hacia una ingenua poesía. Prefiere, como Puvis de Chavannes y Corot, las plateadas brumas, los colores suaves, apagados y llenos de serena luz, en contraposición a los fuertes y brillantes. Lo dice bien claro en el pórtico de su último libro “De Vuelta del Eo”: “La ría del Eo es algo así como una mujer guapa. En las estaciones primavera y verano se la ve más solicitada”. Y Sela, como buen enamorado, siente celos y prefiere cantarla en el otoño, se le da mejor. Y más adelante: “No, por favor, no me deis mujeres en la primavera y en el verano. ¡No las aceptaría! Dádmelas, si alguien quiere hacerme el regalito, en el otoño…”

No rechazo ni apadrino su gusto, pero en este caso y ante una invitación tan sorprendente, yo – que me agrada ser generoso con los amigos – enviaría por una primaveral, las otoñales que quiera, y lo que sobre, que sobre… También se deslía en entusiasmos y elogios hacía – como él dice – la antiprimavera, en los meses de febrero y marzo, captando las bellezas de los nabos y pesegueiros en flor, precisamente en la estación en que fas un’a xistra que esmedrella y que apenas si se puede contemplar con satisfacción, la naturaleza.

A estas alturas ya comienzo la dudar de la sinceridad del escultor, que, a pesar de su fondo esencialmente poético, no deja de salpicar de humorismo sus simpáticas narraciones. Dialoga con todos los elementos y avoca, encantadoramente, paisajes, tradiciones, escenas de caza; cruzan modestos héroes de los cuatro puntos cardinales del Eo: Puga, Reviso, Meredo, Primote. Lilao, Altruán…  Todo ello recogido en dos libros de muy pocas hojas, pero de interés excepcional, sobre todo para aquellos que aman y sienten el paisaje, costumbres y tradiciones de nuestra región. Oras generaciones halladas en estas estampas, llenas de color local, gratos y amenos recuerdos, escritos a

su manera; es decir, con personal estilo, en trozos muy cortitos, como pintura puntillista, o a saltitos de estornino huido.

Ilustran las páginas del libro unos dibujos que parecen feitos de morondanga, pero que tienen su encanto, del notable y laureado pintor Álvaro Delgado.

Primero fue “Hacia la ría del Eo”; hoy “De Vuelta del Eo”. Parece que “estar de vuelta” es haberlo dicho todo o casi todo, pero no lo creemos así;  aún le falta a Sela, para completar su labor, dos sonatas: Primavera y Estío.

Afirmaríamos que Sela no hace un viaje sin su carpeta y su estilográfica, que llenará de croquis y apuntes para asomar en obra hecha y terminada que ya esperamos con verdadera impaciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *